PHMDC Logo
PHMDC Header

Problemas especÍficos de la calidad del aire interior

Quema de leÑa y la contaminaciÓn del aire

Las estufas y chimeneas de leña son importantes contribuyentes a la contaminación del aire interior y exterior. El humo del proceso de combustión contiene una mezcla compleja de componentes dañinos incluyendo el monóxido de carbono, compuestos orgánicos volátiles (VOCs por sus siglas en inglés) y partículas finas (de diámetro inferior a 2.5 micrómetros). El humo de leña puede tener un impacto en la salud de las personas del hogar y de los vecinos que viven en la dirección del viento de su casa. Además, si la leña no se quema correctamente, puede degradar la calidad del aire de la comunidad. Sin embargo, hay varias precauciones que se puede tomar para disminuir las emisiones producidas por las estufas y chimeneas de leña y para reducir la contaminación del aire interior y exterior, y así proteger la salud de la familia y de los vecinos.

Para más información de cómo reducir las emisiones de humo, vaya a los enlaces de abajo:

En el Condado de Dane, el PHMDC, la Coalición Pro Aire Limpio y la Coalición del Asma colaboran juntos para mejorar la calidad del aire de la comunidad.

Asbesto

Las fibras de asbesto pueden desprenderse de materiales dañados como placas de techo, baldosas, aislamiento de tuberías y muchos otros más. La exposición al asbesto puede aumentar el riesgo de enfermedades pulmonares incluyendo el cáncer. Si usted cree que puede tener un problema con el asbesto, considere lo siguiente:

¿Es asbesto?
  • Puesto que no todas las variedades de los materiales arriba mencionados contienen asbesto, es necesario hacer pruebas para confirmar que contiene asbesto.
  • Para más información sobre las pruebas, póngase en contacto con el Laboratorio Estatal de Salud Ocupacional llamando al (608) 224-6210.

¿Cuál es el estado del material?
  • El asbesto sólo es peligroso si el material está dañado y se desmenuza fácilmente o se está pulverizado.

¿Con qué tipo de material está trabajando?
  • Algunos materiales con asbesto son más peligrosos que otros debido a que se desmenuzan fácilmente.

Recursos para el cáncer de Mesotelioma (en inglés)

RadÓn

El radón se considera como la segunda causa principal del cáncer pulmonar, y se ha detectado en muchas residencias de Wisconsin. De hecho en 1994, se tomó una muestra aleatoria de hogares del Condado de Dane y el radón estaba presente en 20 de cada 100 hogares. Aparte del cáncer pulmonar, no se conocen otros peligros para la salud por la exposición al radón.

La única manera de saber si está expuesto al radón en su casa es hacer la prueba de detección. El kit de la prueba cuesta entre $20 y $30, y está disponible en las ferreterías locales y en los almacenes de productos domésticos. También puede encontrar servicios de pruebas y remediación en las páginas amarillas de la guía telefónica.

MonÓxido de carbono y otros subproductos de la combustiÓn

El consumo de gas natural, fueloil, leña y otros combustibles producen monóxido de carbono, dióxido de nitrógeno y otros contaminantes del aire. El monóxido de carbono causa dolor de cabeza, náuseas y somnolencia, y a concentraciones altas puede producir la muerte. El dióxido de nitrógeno irrita los pulmones y las vías respiratorias, y puede empeorar las enfermedades respiratorias existentes (asma, alergias, etc.). Según el combustible usado, se puede generar otros contaminantes que tienen una amplia gama de efectos en la salud. Para protegerse a sí mismo y a su familia:

  • Asegúrese de que todos los aparatos de combustión (estufa, horno de calefacción, calentador de agua, chimenea, parrillas, etc.) tengan ventilación al exterior y que funcionen correctamente. Los hornos deben ser inspeccionados una vez al año para asegurarse de que todo esté bien. Póngase en contacto con su empresa de servicios de gas o a un contratista de calefacción para el servicio.
  • Instale y mantenga en buen estado los detectores de monóxido de carbono del hogar.
  • No opere el carro ni otros equipos de gasolina dentro del garaje ni en lugares cerrados.
  • Nunca utilice aparatos de combustión en el interior de un edificio.

Si usted o alguien de la casa tiene síntomas producidos por el monóxido de carbono, salgan de la casa y llamen al 911 para pedir ayuda a los bomberos o llame a la compañía del gas.

Polvo, moho y contaminantes biolÓgicos

El polvo, el moho y otros contaminantes biológicos están presentes en la mayoría de los hogares, y en muchos casos, no se consideran ningún peligro para la salud. No obstante, dependiendo de los tipos de polvo o moho, los niveles de contaminación y el estado de salud de las personas de la casa, estos contaminantes pueden causar graves problemas de salud. Los que padecen de asma y alergias pueden experimentar síntomas alérgicos o de asma si están expuestos a la caspa de animales, esporas específicas de moho, o a muchos otros contaminantes. Incluso las personas que no tienen condiciones médicas pre-existentes pueden experimentar irritación de ojos, nariz o garganta cuando se exponen a altos niveles de polvo, moho u otros contaminantes. Para reducir la posibilidad de efectos adversos para la salud debido a estas sustancias siga los siguientes puntos:

El humo de tabaco ambiental

El humo de tabaco ambiental, también conocido como humo pasivo o de segunda mano, es un carcinógeno bien conocido que se ha relacionado con el cáncer pulmonar y el cáncer de senos nasales. Para reducir los riesgos de cáncer en su familia debido a este contaminante, no permita fumar en el hogar ni en el carro. Todos los lugares de trabajo, incluido los restaurantes, tabernas/bares y centros de boliche de Wisconsin están protegidos por una ley que requiere un ambiente libre de humo.

Para más información sobre la ley sobre la prohibición de fumar en los lugares de trabajo (restaurantes y bares etc.) vea: Libre de humo y control de tabacol (en inglés).

Productos quÍmicos del hogar (productos de limpieza, desinfectantes, pesticidas)

Los productos de limpieza y disolventes pueden ser una fuente sutil pero perjudicial de la mala calidad del aire interior. Dependiendo de la composición química, puede haber una amplia gama de efectos sobre la salud por el uso inadecuado y excesivo o almacenaje de estas sustancias. Para proteger a su familia:

  • Siga las instrucciones de la etiqueta cuando usa o almacena el producto.
  • Use sólo la cantidad de producto necesaria para llevar a cabo la tarea. Porque "más" no es siempre "mejor".
  • Compre sólo lo que se necesita. Los productos químicos extras pueden presentar problemas de almacenaje y derrames.
  • Busque el producto menos tóxico que pueda hacer la tarea.
  • Utilice la técnica Integrated Pest Management (manejo integrado de plagas) para controlar las plagas dentro y fuera de su hogar. Para más información, vea la página web de la UW Extension. (en inglés)
  • Elimine o recicle los productos químicos de forma apropiada y responsable. Para más información, vea: Hazardous Materials / Clean Sweep. (en inglés)